Efectos de la inflamación

A través de los efectos que se señalan a continuación se puede comprender mejor el carácter defensivo local del proceso inflamatorio. Los efectos que provoca la inflamación son los siguientes:

1.– Dilución de toxinas.
2.– Aporte de oxígeno y de anticuerpos.
3.– Remoción de metabolitos tóxicos.
4.– Formación de una red de fibrina que delimita el proceso inflamatorio.
5.– Estímulo del proceso inmunitario por transporte de microorganismos y toxinas a los ganglios linfáticos.
6.– Fagocitosis, microfagia y macrofagia de agentes nocivos.

Los receptores de dolor y su recorrido nervioso difieren según las distintas partes del cuerpo. Por ello varía la sensibilidad del tipo y localización del daño. Ejemplo, los receptores de la piel son muy numerosos y capaces de entregar coordenadas muy precisas de una lesión o herida, en cambio el intestino entrega señales limitadas e imprecisas. Se puede pinchar, quemar o cortar y no producirá señal alguna de dolor; sin embargo la presión o su estiramiento e incluso algo tan inocuo como burbujas de aire atrapadas en su interior pueden provocar un dolor intenso.

También es posible que el dolor percibido en algunas partes del cuerpo no represente con certeza dónde radica su origen. Esto se conoce como dolor reflejo. Ejemplo, el dolor producido por un ataque al corazón puede sentirse en el cuello, mandíbulas, brazos o abdomen y el dolor de un cálculo biliar puede sentirse en el hombro.