Test de tolerancia a la apitoxina

Antes de iniciar la terapia se debe realizar al paciente un “test de tolerancia” a objeto de descartar que éste tenga una reacción alérgica a la Apitoxina.

Esta acción es esencialmente por precaución, pues aunque sólo un 2% de la población global es alérgica al veneno de la abeja, en las personas hipersensibles se puede ocasionar un “shock anafiláctico”con severos trastornos si la persona no es tratada oportunamente con un antídoto. 

El paciente está obligado a presentar al terapeuta un certificado médico para descartar reacciones alérgicas a la apitoxina.